LA SERIE DEBE TERMINAR

IMG_0157Por: ALEJANDRO CARDONA LONDOÑO.
Han pasado más de 7 días y aún a los hinchas del Pereira nos duele el alma, el corazón, caminamos a veces sin rumbo. No es fácil levantarse, no es fácil ir a trabajar y mucho menos encontrar una palabra para consolar a un hincha desilusionado, si tal vez mi dolor es superior al de él.
 
Lo que le pasa al Deportivo Pereira parece una pesadilla sin fin, una película de terror con diferentes partes, donde el director siempre encuentra una nueva táctica para sembrar miedo, para lograr su objetivo doloroso y cruel.
 
Cómo explicar lo que sucede, de verdad que no hay palabras, videos, diseños publicitarios, ni nada que consuele al hincha. Esta institución lo está haciendo todo, buenos jugadores, cuerpo técnico, los mejores hoteles, alimentación, en fin, hay toda una infraestructura para estar cómodos y lograr el objetivo.
 
Ni que decir de los hinchas, simplemente los mejores, no han levantado una copa y en el sexto año en la B se visten con orgullo de amarillo y rojo, hacen una caravana y acompañan con cariño al equipo hasta el final.
 
Cómo duele ver las imágenes de los hinchas felices en sus motos, de los niños con sus caritas pintadas, del abuelo que con esfuerzo subió las escalas para llegar a la gradería. Cómo duele ver a las esposas y los hijos de los jugadores ir al hotel, darles una linda sorpresa a todos, llevarles fotos y bombas para decirles hoy jugamos con ustedes.
 
Una vez más el resultado no fue el esperado, clasificó Cúcuta que ni siquiera juega en su ciudad, mientras esta capital hermosa llora por ver una vez más derrotados los colores que nos identifican.
 
Sin embargo, debemos levantarnos, finalmente somos pereiranos, heróicos, buenos hijos, pujantes, incansables, leales, debemos unirnos de nuevo, vestir una vez más los colores con orgullo, gritar con rabia los goles, perdonar y vivir una nueva ilusión, somos una familia buena a la que Dios debe recompensar muy pronto.
 
Este maldito dolor tiene que pasar, el guionista de esta película de terror se tiene que quedar sin más argumentos para llenarnos de miedo, llega un nuevo semestre para asistir a una función, que esperamos sea de drama, pero con un final feliz, ya basta de lágrimas de dolor, queremos llorar de felicidad, desahogar el alma, no debemos perder la fe, la absurda serie de terror tiene que terminar.
 
¡Vamos Deportivo Pereira! Fracaso es una lección más. Derrota es que nosotros renunciemos a intentarlo nuevamente.