RONALDO TAVERA, EL CORRECAMINOS MATECAÑA

RONALDO TAVERA, EL CORRECAMINOS MATECAÑA

Por: Alejandro Cardona Londoño.
Jefe de Comunicaciones Deportivo Pereira.

Y como no va a correr si desde niño se le escapaba a su papá para ir a jugar banquitas en el cálido pavimento de Girardot. Entonces aparecían en la cancha don Jorge Emilio y doña Luz Stella con cara de mal geniados y el pequeño Taverita salía disparado a buscar el mejor escondite, se hacía inalcanzable para esos padres que lo amaban.
A la que no le pudo huir con su rapidez de piernas fue a la opita Jessica Cely, quien con una galleta de quinoa, impregnada de coquetería y ternura, lo detuvo en una tienda de Neiva y mordisco a mordisco comenzó a probar lo bonito del amor sincero.
Y desde ahí corrió más que de costumbre, no solo en los entrenamientos con el profe Craviotto en el Huila, sino en cada jornada libre para acompañar a la niña que lo ilusionaba a entrenar al gimnasio.
En 2019 llegó a Pereira, fue recomendado por el técnico Craviotto, que no le regala nada a nadie, y seguro de sus capacidades lo convenció para que viniera a un proyecto serio, en el que podía hacer historia ascendiendo al equipo matecaña, regresando rápidamente a la A, donde ya jugó semifinales.
Su nombre lo recibieron entre sonrisas los hinchas, si Ronaldo llegaba a Pereira el ascenso estaba asegurado. Y ese pequeño en estatura, pero gigante de corazón, la empezó a romper en las prácticas, no daba balón por perdido, aparecía en las dos áreas, estaba muy motivado porque en la barriguita de Jessi venía en camino su primer hijo.
Tavera es el que más corre en los entrenos y en los partidos, fácilmente su GPS marca entre 12 y 13 kilómetros recorridos. Sus compañeros le han pedido al preparador físico Daniel Hurtado el VAR para que revise cada uno de los GPS, dicen que el de Ronaldo está alterado, es increíble cada registro.
Ante Fortaleza comenzó con pie derecho, fue figura, recuperó balones claves, fue inteligente, preciso, y ni hablar de lo que corrió. Edwin Movil y Jhonny Vásquez dos volantes de experiencia lo felicitaron, destacaron su labor y saben que con el correcaminos matecaña todo será más fácil para marcar a los rápidos rivales.
Aunque su mejor regalo después de la victoria fue llegar a casa y abrazar a su heredero Maximiliano, a su esposa Jessi y a su perro Darko Miguel Tavera Cely; a esos tres es a los únicos que no se les puede, ni quiere escapar el ágil correcaminos.

#ModoAscenso2019.

 correcaminos